Dirección por objetivos

Es un sistema de gestión que permite saber  los objetivos parciales de  la empresa  divididos  entre  sus áreas  y  departamentos.  Es un concepto orientado al logro de objetivos de cada puesto, a los resultados específicos y formulados  objetivamente y cuantificables,  que  deben  lograrse en un período determinado. Los trabajadores son  responsables y se comprometen en conseguir sus objetivos y participan en su elaboración. Se definen e identifican  los objetivos,  se ejecutan y se evalúa lo conseguido. 

Se hipotetiza que se elevará el grado de motivación e participación de los trabajadores, al vincular sus propios objetivos con los de  la organización. Esta metodología práctica potencia la calidad, se hace por el lograr. El  número de objetivos nucleares por persona/puesto, no tendría que superar los 6. Cada  jefe  de sección  se  reúne  con  cada  trabajador  a  su  cargo,  y  fijan conjuntamente  los  objetivos  a  alcanzar  durante,  por  ejemplo,  un  año. Realizan  una  entrevista  de planificación donde  se  concretan objetivos y cómo lograrlos. Se realizan entrevistas de seguimiento para observar si se consiguen objetivos pactados intermedios y ver si surgen desviaciones y si se puede solucionar el problema detectado. Se realiza una entrevista de evaluación, dónde se ve el porcentaje de cada objetivos conseguido, por ejemplo,  el  90%. Esto puede tener implicaciones  a  nivel  de  retribución variable.