Intervención en problemas durante la adolescencia y la juventud adulta

La adolescencia es un período de cambios y de transición entre infancia y edad adulta, la cual se inicia con la juventud adulta. Hay cambios biológicos corporales acompañados de variaciones de aspectos psicológicos de personalidad y carácter.

Hay aspectos de problemática que pueden requerir intervención psicológica, gran parte de los más habituales son: inestabilidad emocional, problemas relacionados con la ansiedad, depresión, impulsividad, autoestima afectada, rabia, rebeldía y agresividad, problemas en los estudios y desmotivación, problemas de atención, aislamiento, afectación de acontecimientos vitales estresantes, problemas en la alimentación, pensamientos con conductas disfuncionales, consumo de tóxicos u horas de videojuegos u análogos elevadas, dificultades en las relaciones interpersonales, dificultades de alfabetización emocional, conflicto de estilos de vida, normas y valores entre padres e hijos.

Ese conjunto de dificultades se puede abordar con éxito, mejorando la calidad de vida y logro de metas y, además, con perspectiva de prevención. Si un trastorno o problemática se inicia en la infancia o en la adolescencia y se mantiene en la edad adulta, éste puede ser más difícil de modificar posteriormente, estando cronificado, o puede haber precipitado a otro problema aún mayor. Algunos problemas no se llegan a tratar hasta que no han tocado fondo o se han descompensado del todo. Una gran parte de los trastornos más graves cursan su inicio en esta edad.